Weekly brief

Los hedge funds ante la intensa guerra tecnológica

La administración estadounidense ha firmado una orden ejecutiva para impedir que empresas como Huawei vendan equipos en Estados Unidos, lo cual afecta a la red 5G y otras infraestructuras de Huawei. Antes de su entrada en vigor, se ha concedido un periodo de gracia de 90 días. Al mismo tiempo, el Departamento de Comercio estadounidense incluyó al grupo Huawei (y posiblemente a Hikvision) en una lista negra de exportadores a Estados Unidos que están obligados a obtener una autorización especial para vender productos tecnológicos.

 

En respuesta a esta ofensiva que afecta tanto los ingresos de Huawei como, lo que es más relevante, a sus proveedores (de los que un tercio están domiciliados en EE. UU.), China anunció rebajas fiscales para las empresas tecnológicas, desafiando así el objetivo de Estados Unidos de frenar los subsidios para las empresas del gigante asiático. Cabe la posibilidad de que las principales empresas tecnológicas estadounidenses hayan empezado a cortar lazos con Huawei. A su vez, Huawei ha anunciado que tendrá disponible su propio sistema operativo para finales de año si no puede usar el de Google o el de Microsoft.

 

Aunque Estados Unidos se muestre flexible en la ejecución, las empresas tecnológicas operarán en un entorno de incertidumbre acrecentada y en una red de reglas opacas y cambiantes mientras se ven obligadas a mantener un «plan B». Además, las empresas estadounidenses de sectores ajenos a la tecnología podrían quedar atrapadas en el fuego cruzado entre las amenazas de Estados Unidos sobre las ventas en China de productos que usan componentes estadounidenses, por un lado, y el riesgo de perder acceso al mercado chino, por el otro. Puesto que China se está esforzando por lograr la autonomía tecnológica, las empresas tecnológicas estadounidenses podrían acabar teniendo que hacer frente a una mayor competencia mundial y un acceso más restringido a China. En el peor de los casos, en el marco del recrudecimiento de la guerra comercial y tecnológica, China podría tomar represalias de mayor calado, lo que incluiría una reducción del suministro de tierras raras a Estados Unidos, que son esenciales para la fabricación de chips. Desde principios de mayo, las cotizaciones de las empresas de semiconductores y hardware han sido las que más han sufrido, pero, dada la estrecha relación que mantienen las empresas tecnológicas, desde los chips de semiconductores hasta el Internet de las cosas, pocas de ellas saldrían totalmente indemnes.

 

Para empeorar todavía más las cosas, la Comisión Federal de Comercio estadounidense decretó que Qualcomm, una de las principales empresas fabricantes de chips y de tecnología 5G, había incumplido las leyes antimonopolio mediante prácticas injustas de patentes y de comisiones de licencias. Si la empresa obtiene un fallo en su contra en sus próximas apelaciones, su modelo de negocio principal podría exponerse a riesgos y, con ello, vería reducidas sus capacidades de I+D y para mantener el ritmo en la carrera por la innovación.

 

En resumen, a causa del afán de Estados Unidos por desglobalizar la industria tecnológica y proteger sus intereses nacionales, el sector tecnológico se ve inmerso en el caos.

 

En nuestra opinión, los gestores de estrategias L/S Equity de Lyxor se han sobrepuesto con éxito, hasta el momento, al repentino aumento de los precios en el sector tecnológico. Las posiciones en comunicaciones y tecnología siguen siendo predominantes en las carteras, si bien varias revisiones de beneficios en compases previos del año llevaron a los gestores a rebajar las exposiciones netas.

 

Desde la inesperada intensificación de la guerra comercial y tecnológica de principios de mayo, siguieron recortando sus posiciones tecnológicas (sobre todo en valores de semiconductores y hardware) y continuaron ampliando las participaciones en sectores defensivos.

 

Aunque los fondos centrados en los mercados emergentes y en China atravesaron dificultades, los otros fondos OICVM que seguimos solo se vieron afectados ligeramente y registraron una dispersión limitada.