Weekly brief

LA TRAYECTORA FUTURA DE LAS ESTRATEGIAS MERGER ARBITRAGE

Tras haber generado unos resultados alentadores en 2018 en términos relativos, las estrategias Merger Arbitrage quedaron rezagadas durante el primer semestre de 2019. En este informe, abordamos los motivos de este comportamiento deslucido y las perspectivas de cara al segundo semestre.

 

Las estrategias Merger Arbitrage se enmarcan en el universo de los fondos de inversión libre (hedge funds) y revisten un carácter defensivo. Históricamente, han arrojado excelentes resultados en entornos de mercado complicados, como sucedió durante el estallido de la burbuja de las «puntocom» en los primeros años del siglo XXI, la crisis financiera mundial de hace una década y los episodios de oleadas de ventas durante la década actual (véase la página 2). En 2018, la estrategia HFRI Merger Arbitrage avanzó un 3,3%, mientras que el índice MSCI World retrocedió un 7,4% y el índice Barclays Global Aggregate Bond se revalorizó un 1,8%. El año pasado, las estrategias Merger Arbitrage hicieron gala de su capacidad para sortear unas condiciones de mercado complejas.

 

Durante el primer semestre de 2019, estas estrategias se situaron en el vagón de cola por tres motivos principales. En primer lugar, desde una perspectiva macroeconómica, un mercado que depende de los anuncios acomodaticios de los bancos centrales avanza impulsado por la beta. En este contexto, es impensable que las estrategias de beta baja, como las Merger Arbitrage y Market Neutral L/S, se unan a la fiesta. En segundo lugar, en términos de fundamentales, las estrategias Merger Arbitrage se vieron perjudicadas por los reducidos diferenciales de las operaciones observados durante los primeros compases del año. Estos se atribuyen a unos volúmenes de fusiones y adquisiciones más bajos a escala mundial y, más concretamente, en Europa y China. En Estados Unidos, los volúmenes se mantuvieron sólidos, aunque el número de operaciones ha disminuido. Las operaciones transfronterizas de Estados Unidos también se han desplomado hasta situarse en los niveles más bajos de varios años a causa de la mayor incertidumbre política (tensiones comerciales, brexit). Al final, la confluencia de una baja oferta de operaciones y una elevada demanda procedente de inversores tanto generalistas como especializados provocó una saturación del mercado y la contracción de los diferenciales. En tercer lugar, la ampliación de los diferenciales en mayo y junio, relacionada en parte con los anuncios de nuevas operaciones y la reaparición de las tensiones comerciales, causó pérdidas a valor de mercado.

 

De cara al futuro, la combinación de una mayor confianza de los consejeros delegados en 2019, unos costes de financiación más reducidos y niveles sin precedentes de munición en forma de capital inversión («private equity») debería revelarse favorable. De hecho, los volúmenes de fusiones y adquisiciones repuntaron y los diferenciales se ampliaron desde principios de mayo, lo que brindó oportunidades para desplegar capital a precios de entrada atractivos. Entretanto, si se recrudecen las tensiones comerciales entre Estados Unidos y China, las características de beta baja y volatilidad reducida de la estrategia contribuirán a proteger las carteras. Hemos mantenido una posición sobreponderada en la estrategia durante los últimos trimestres y la reiteramos. Dejando de lado otras oportunidades mejores relacionadas con diferenciales de operaciones más amplios y volúmenes de fusiones y adquisiciones más elevados, las estrategias que aportan protección cuando corren malos tiempos revisten incluso mayor atractivo en un entorno de tipos de interés bajos o negativos.

Associated Funds

Nombre
Lyxor / Tiedemann Arbitrage Strategy Fund