Weekly brief

A qué se debe el repunte de las estrategias Global Macro

Según nuestras estimaciones, las estrategias CTA y Global Macro han mantenido su buena racha en lo que llevamos de julio. Si bien hace poco analizamos los motivos de la excelente rentabilidad generada por las CTA (+9,3% en lo que va de año), los de los resultados de las estrategias Global Macro se revelan algo más ambiguos por la gran diversidad de estrategias que engloban.

 

Las estrategias Global Macro han avanzado un 5,3% hasta la fecha este año según el grupo de homólogos de las estrategias Global Macro de Lyxor, en el que se incluyen 40 estrategias de OICVM. Una parte considerable de esa rentabilidad la han generado las estrategias de los mercados emergentes (ME) (+6,9%), mientras que las discrecionales y las sistemáticas han quedado rezagadas (+4,6% y +3,5%, respectivamente). Por suerte, esta evolución estuvo en consonancia con nuestras expectativas. Hace meses que mantenemos una posición sobreponderada en estrategias Macro de los ME, mientras que nuestro posicionamiento en estrategias discrecionales (neutral) y sistemáticas (infraponderado) ha revestido un carácter más defensivo.

 

Los factores que han favorecido la rentabilidad de las estrategias Macro de los ME son bastante evidentes. Atribuimos el grueso de sus resultados de los 12 últimos meses a dos variables: un índice de divisas de los ME y un índice de deuda soberana de los ME en divisas fuertes. Al mismo tiempo, la rentabilidad de los gestores de estrategias discrecionales durante ese mismo periodo se explica en parte por:

i) operaciones que han tenido un efecto de aplanamiento de la curva en el segmento de 2 a 10 años en Estados Unidos,

ii) posiciones compradoras en activos de los ME (divisas, renta fija, renta variable), y

iii) posiciones vendedoras en carry de divisas y títulos del Tesoro a largo plazo (30 años). Sin embargo, resulta más complicado explicar a qué se deben los resultados de las estrategias sistemáticas.

 

Pese a nuestros esfuerzos, solo conseguimos explicar el 30% de su rentabilidad reciente con cinco variables (todas estadísticamente significativas):

i) posiciones compradoras en renta variable de países desarrollados de todo el mundo y títulos del Tesoro a largo plazo,

ii) posiciones vendedoras en el factor de riesgo de la renta variable de momentum y en carry de divisas, y

iii) posiciones que se benefician de una contracción en los diferenciales de la deuda soberana emergente.

 

Con vistas al futuro, hemos ampliado nuestra posición en estrategias Global Macro de infraponderada a neutral. En concreto, hemos adoptado un posicionamiento neutral en estrategias Macro sistemáticas porque vaticinamos que la Fed conseguirá espolear las previsiones de crecimiento y elevar los rendimientos de los bonos a largo plazo. Creemos que la Fed tiene margen de maniobra y voluntad para actuar, y hemos adelantado nuestro pronóstico sobre la primera rebaja de tipos a la reunión de finales de julio del Comité Federal de Mercado Abierto (FOMC). Entretanto, nuestra opinión sobre la deuda soberana emergente sigue siendo positiva, y hemos revisado al alza nuestra posición en renta variable estadounidense hasta la sobreponderación. En nuestra tesis de inversión, creemos que la tregua comercial se prolongará, puesto que la administración estadounidense está más centrada en las elecciones presidenciales del año que viene. La incertidumbre que rodeaba al comercio provocó una desaceleración del crecimiento. Un recrudecimiento del conflicto podría arrastrar la economía estadounidense a una recesión.