Weekly brief

Rentabilidad de los Hedge Funds en época de activismo de los bancos centrales

Las medidas de relajación monetaria ya están aquí y, en este informe, analizamos sus implicaciones para la rentabilidad de los hedge funds. En su última reunión, el BCE adoptó medidas decisivas para relajar las condiciones monetarias en compases posteriores de este año. Datos recientes de algunos índices sugerían que la contracción en la actividad manufacturera de la zona euro estaba agudizándose y las previsiones de inflación se han revisado de nuevo a la baja. Destaca el hecho de que el BCE ha afirmado que está «estudiando diferentes opciones sobre la magnitud y la composición de posibles nuevas compras netas de activos». La Reserva Federal (Fed) está preparada para bajar los tipos por primera vez en una década en los próximos días, y creemos que no dudará en retomar las compras de activos en caso necesario.

 

La relajación monetaria acarrea grandes consecuencias para los precios de los activos y, por ende, para la rentabilidad de los fondos. En este informe nos centramos en la rentabilidad de los fondos de inversión libre durante los programas de expansión cuantitativa de la Fed de la última década y hemos identificado los siguientes patrones:

- i) las estrategias Event-Driven y, en especial, las Relative Value rindieron mejor que las estrategias L/S Equity y Macro/CTA durante las tres primeras rondas de medidas de expansión cuantitativa (QE1, QE2 y QE3);

- ii) dentro de las estrategias Event-Driven, los segmentos Special Situations obtuvieron mejores resultados que los Merger Arbitrage gracias a su beta del mercado de renta variable más elevada; y

- iii) las estrategias CTA quedaron rezagadas en general y sus resultados fueron peores que los de las estrategias Global Macro. Si la historia debe servirnos de guía, los inversores deberían tener en cuenta estos patrones al adoptar decisiones de asignación. No obstante, también debemos ser prudentes al basarnos en esos resultados. De hecho, durante la última década asistimos a un número limitado de eventos de expansión cuantitativa, y se produjeron en situaciones específicas: justo después de la crisis financiera mundial en el caso de la QE1, y durante la crisis de la deuda soberana de la zona euro por lo que respecta a la QE2. Por tanto, es posible que no se repitan en el futuro otros factores que incidieron en la rentabilidad de los fondos en esos momentos.

 

Teniendo esto en cuenta, nuestras previsiones en relación con las estrategias de hedge funds ya están en gran medida orientadas a los patrones descritos anteriormente. Llevamos algún tiempo expresando una preferencia por estrategias Event-Driven y Fixed Income frente a estrategias Global Macro, CTA y L/S Equity. Además, nuestra sobreponderación de las estrategias L/S Credit debería beneficiarse de la relajación monetaria en el futuro. Por último, nuestro sesgo hacia las estrategias Merger Arbitrage (sobreponderación) frente a las estrategias Special Situations (neutral) y nuestra preferencia por las estrategias Market Neutral L/S (sobreponderación) frente a las L/S Equity Directional (infraponderación) no reflejan rentabilidad durante programas de compras de activos. No obstante, nos parece precipitado apostar por estrategias de beta elevada como las Special Situations y Directional L/S Equity porque, en nuestra opinión, existen actualmente riesgos políticos, como la salida del Reino Unido de la UE y las guerras comerciales, que podrían perturbar el dinamismo de los activos de riesgo.