Weekly brief

El momentum ha regresado, ¿pero hasta cuándo?

El renovado optimismo acerca de la economía estadounidense en las últimas semanas se atribuye a la resiliencia del consumo de las familias y a una producción en las fábricas mejor de lo previsto. Como consecuencia de ello, los rendimientos de los bonos subieron desde niveles muy deprimidos durante la primera quincena de septiembre, lo que se tradujo en un brusco cambio de tendencia en las acciones de momentum que benefició a las de valor. En el segmento de estrategias alternativas, el avance de los rendimientos de los bonos penalizó a las estrategias CTA (-4,6% en lo que llevamos de mes), mientras que el cambio de tendencia en el universo de momentum menoscabó la rentabilidad de las estrategias Market Neutral L/S Equity (-0,3% hasta la fecha este mes). El resto de las estrategias alternativas ganaron terreno, y las Global Macro despuntaron (+1,3% en lo que va de mes).

 

A finales de septiembre, parece que ya hemos dejado atrás tanto la subida de los rendimientos de los bonos como la rotación sectorial en la renta variable. Las estrategias CTA y Market Neutral L/S Equity repuntaron la semana pasada (+1,6% y +0,2%, respectivamente). Tal como estaba previsto, el progreso de las acciones de valor fue breve y seguimos siendo prudentes en relación con este factor de riesgo en esta fase del ciclo económico. No obstante, existen indicios de que en Estados Unidos podría tomar forma un repunte cíclico. De todos modos, creemos que la recuperación del sector manufacturero depende de que se alcance una tregua comercial entre Estados Unidos y China, y las dos próximas semanas serán cruciales en este sentido. La administración estadounidense tiene previsto incrementar los aranceles sobre importaciones de China por valor de 250.000 millones de dólares el 15 de octubre, si bien esta postura ha cobrado un carácter más conciliador en los últimos días. Si ese incremento de los aranceles no llega a aplicarse, habrá margen para el optimismo, lo que puede acarrear una presión adicional sobre las acciones de momentum en comparación con las de valor. Sin embargo, creemos que existen pocas probabilidades de que la guerra comercial finalice en el cuarto trimestre de 2019. Por tanto, prevemos que perdurará el avance de las acciones de momentum.

 

Con vistas al futuro, seguimos manteniendo un posicionamiento defensivo en renta variable, en especial en Europa, Japón y los mercados emergentes (infraponderación). En el universo de las estrategias alternativas, apostamos por las Market Neutral L/S en detrimento de las Directional L/S, a pesar de que estas últimas han adoptado una postura prudente en las carteras y se revelaron bastante resilientes en agosto. Como se explica en la página 2 de este informe, las estrategias Market Neutral L/S presentan un sesgo largo hacia las acciones de momentum y probablemente se beneficiarán en términos relativos si se cumple nuestro pronóstico de que perdurará el avance de las acciones de momentum. Por último, mantenemos nuestro optimismo al respecto de las estrategias Directional L/S Credit en una coyuntura de reducidos rendimientos de los bonos que se prolongará en el tiempo.