Weekly brief

ESTRATEGIAS GLOBAL MACRO: PERSPECTIVAS PARA 2020

Las estrategias Global Macro se han visto muy favorecidas por la contribución de la beta en 2019, y tanto la renta variable como la renta fija cosecharon sólidos resultados. La coyuntura ha sido más complicada para la generación de alfa. Los catalizadores especulativos transversales han incidido en gran medida en las tendencias de los activos y se han revelado volátiles. El brexit y los conflictos comerciales y tecnológicos han experimentado numerosos momentos de recrudecimiento y de tregua, con amplias consecuencias para los activos. La salida en falso cíclica de los primeros compases de 2019 y la inflexión alcista macroeconómica antes del cierre del año han sido, como de costumbre, difíciles de capturar. Además, las medidas expansionistas preventivas de los bancos centrales destinadas a cortar de raíz la desaceleración provocada por el sector manufacturero han inundado el mercado con liquidez, han distorsionado las valoraciones y han alterado la correlación entre renta variable y renta fija.

 

Prevemos una contribución de la beta más reducida en 2020, así como una menor direccionalidad del mercado. Una modesta recuperación económica y unas valoraciones de los activos entre razonables y elevadas podrían traducirse en una rentabilidad más moderada. Nuestros indicadores de direccionalidad del mercado están repuntando y son coherentes con el hecho de que la correlación y la dispersión entre diferentes clases de activos estén regresando a niveles medios. Eso podría contribuir a bajar el listón, por lo que los gestores podrían superar a sus índices de referencia al tiempo que serían necesarias más medidas de arbitraje relativo. En retrospectiva, las estrategias pasivas (comprar y mantener) fueron las que se vieron más recompensadas en 2019. Según nuestras previsiones, el market-timing cobrará mayor protagonismo en 2020, y los inversores se mostrarán más sensibles a los riesgos y la confianza a medida que madura el ciclo.

 

Además, anticipamos una distorsión más reducida derivada de la incertidumbre política y las medidas de los bancos centrales. Los dos factores inciden en gran medida en los enfoques fundamentales y la generación de alfa. Los bancos centrales están empezando a tomarse un respiro acomodaticio, y la incertidumbre podría atenuarse con las perspectivas de una tregua en las disputas comerciales y un brexit ordenado. Por consiguiente, pronosticamos que los precios se basarán más en los fundamentales, y que los previos de los activos se aproximarán más a sus propios fundamentales, un patrón esencial para los gestores. También aumentará la discriminación en los precios de los activos. Las políticas monetarias y fiscales están destinadas a frenar los mecanismos económicos y la volatilidad económica, lo que podría impedir que los gestores moneticen una tendencia macroeconómica que hayan identificado correctamente.

 

Podría haber una variedad más amplia de temas para el arbitraje en 2020, puesto que los inversores están empezando a prestar atención a los acontecimientos microeconómicos. Por ahora, observamos que nuestras diferentes cestas temáticas descendentes (top-down) y más concentradas todavía exhiben una gran correlación con una diferenciación limitada. Las contrataciones se tornan implícitamente populares y dificultan la gestión del riesgo.

 

Por último, las noticias y las novedades económicas deberían arrojar más luz sobre la actual inflexión macroeconómica. Una mayor claridad podría traducirse en apuestas de mayor convicción y en apalancamiento.

 

A nuestro juicio, la diferenciación va en aumento en toda la cesta de fondos macroeconómicos mundiales que seguimos. La reducción en la correlación de la rentabilidad de los fondos envía un mensaje alentador de que los gestores están posicionados en un conjunto cada vez más amplio de oportunidades diferentes.

 

Los planetas pueden no estar perfectamente alineados para la generación de alfa en las estrategias Macro, pero 2020 podría convertirse en una buena añada. Mostramos una actitud neutral, y privilegiamos a los gestores centrados en los mercados emergentes.