Weekly brief

¿Frente a una corrección del mercado de deuda: Qué estrategia alternativa?

El año que acaba de comenzar pondrá en tela de juicio las expectativas de los inversores, al igual que 2019 acabó contradiciendo el pesimismo que reinaba hace un año. Por el momento, el apetito por el riesgo se mantiene robusto y, a nuestro parecer, no parece probable que se vea afectado por las renovadas tensiones geopolíticas. Ahora bien, se observan fisuras en la renta fija, dado que el índice Barclays Global Aggregate cedió terreno en diciembre por cuarto mes consecutivo. Un escenario para 2020 que los mercados no parecen descontar es el de una brusca normalización de los rendimientos de los bonos que podría lastrar las acciones a la baja. Se trata de una hipótesis que deberíamos seguir de cerca, ya que la expansión registrada el año pasado por los múltiplos de la renta variable parece insostenible en caso de aceleración de los rendimientos de los bonos, especialmente porque las previsiones del consenso sobre el crecimiento de los BPA parecen demasiado optimistas (un nivel cercano al +10% en Estados Unidos, la UEM y Japón).

 

Nuestra postura en renta fija presenta un carácter defensivo (infraponderación de los «bunds» a 10 años, duración corta en Estados Unidos), aunque la velocidad del ajuste reviste importancia. Las recientes encuestas empresariales señalan que la actividad manufacturera se mantiene renqueante. En este contexto, nuestro escenario base para el primer trimestre de 2020 sugiere un modesto aumento de los rendimientos de los bonos, que puede ser absorbido por los mercados de renta variable. Nuestra hipótesis menos favorable sugiere una situación similar a la del segundo trimestre de 2015, cuando las publicaciones de datos macroeconómicos batieron inesperadamente las expectativas en la UEM, lo que desembocó en un drástico incremento de los rendimientos de los bonos y en una pronunciada caída de los mercados de renta variable de la región.

 

En cuanto al universo de los fondos de hedge funds, las estrategias Global Macro y Merger Arbitrage parecen las más interesantes como cobertura frente al peor escenario. En el segundo trimestre de 2015, dichas estrategias despuntaron, mientras que las estrategias CTA sufrieron un acusado retroceso. No obstante, ciertos factores podrían traducirse, esta vez, en resultados diferentes para las estrategias CTA, puesto que ya han desapalancado sus carteras de renta fija. Sin embargo, consideramos que los resultados de las estrategias Global Macro se revelarán probablemente positivos. Dichas estrategias exhibieron una rentabilidad superior en diciembre y en el cuarto trimestre gracias a su posicionamiento en duración corta y al repunte de los activos de los mercados emergentes. Las estrategias Global Macro cerraron el año con una revalorización del +7,4% según nuestras estimaciones. De cara al futuro, mantenemos una postura neutral en dichas estrategias, con preferencia (sobreponderación) por las centradas en los mercados emergentes.

Associated Funds

Nombre
Lyxor / Bridgewater Core Global Macro Fund