Weekly brief

¿APORTAN VALOR LOS HEDGE FUNDS ESPECIALIZADOS EN TECNOLOGÍA?

No cabe la menor duda de que el sector tecnológico es lo suficientemente grande para dar cabida a estrategias independientes. El segmento abarca un amplio espectro de negocios, entre los que se incluyen fabricantes de chips y componentes, ordenadores y software, fabricantes de dispositivos y teléfonos inteligentes, Internet y el Internet de las cosas (que conecta redes de dispositivos y la nube). También incluye empresas activas en los campos de los vehículos autónomos, la inteligencia artificial (que utiliza ordenadores para imitar las habilidades de aprendizaje, razonamiento y autocorrección de los humanos), las cadenas de bloques (que eliminan la intermediación en las transacciones), la ciberseguridad y los medios de comunicación de retransmisión en directo (streaming). A este universo se adscriben unas 5.000 empresas en todo el mundo, de las cuales unas 300 son de gran capitalización o megacapitalización y unas 2.000 son de mediana capitalización y reciben menos cobertura.

 

Ante un ciclo económico maduro y en vista de que las valoraciones de las empresas tecnológicas están alcanzando sus cotas máximas históricas (dejando de lado la burbuja de las puntocom de 1998-2000), debemos ser más selectivos y mantener exposiciones tecnológicas más ajustadas. Los inversores consultan con expertos para moverse por las complejidades de los productos tecnológicos y, sobre todo, para determinar la calidad y la sostenibilidad de los modelos de negocio de las empresas tecnológicas.

 

El argumento que sustenta la generación de alfa en el sector tecnológico parece sólido. La variedad de inversores que participan en este segmento proporciona profundidad al mercado. Las empresas tecnológicas también se encuentran en fases muy diferentes de sus ciclos de productos: algunas se hallan en fases muy tempranas, con un elevado crecimiento de los ingresos y el gasto en capital, pero con escasa rentabilidad, mientras que otras son empresas maduras que se esfuerzan por mantener el ritmo de la innovación, que ofrecen unos beneficios más reducidos a la vez que más estables y un carry más elevado A medida que la tecnología invade la mayor parte de los sectores de la economía, se multiplican los factores que inciden en la demanda final. Cabe recalcar que son varios los catalizadores que pueden ayudar a los gestores a generar valor. En el sector tecnológico, las operaciones de fusiones y adquisiciones y las salidas a bolsa siguen llevándose la mayor parte de los volúmenes globales (>100.000 millones de USD/trimestre de adquisiciones, aproximadamente el 25% del volumen mundial). Si bien las empresas tecnológicas pasan por frecuentes inflexiones estratégicas, también son un segmento que reviste especial interés para los proveedores y los activistas de capital de inversión (private equity), lo que proporciona catalizadores adicionales.

 

Pese a todo, el sector se enfrenta a una intensificación de las dificultades para generar alfa. Al ser estratégico en las dinámicas de poder de los países, el sector se ve cada vez más afectado por acontecimientos macroeconómicos de base amplia, entre los que se incluyen políticas fiscales, (geo)políticas y reguladoras. En segundo lugar, al contribuir de forma importante a la rentabilidad general de los índices, aumenta su vulnerabilidad a la confianza global del mercado. Los encantos de los valores de crecimiento suelen atraer a inversores en momentum y cuantitativos, capaces de acentuar las tendencias en ambos sentidos.

 

Hemos observado que los fondos de inversión libre (hedge funds) especializados en tecnología sí generan alfa. Con una media del 40%, los gestores han demostrado su capacidad para ajustar de forma activa sus exposiciones netas. La guerra tecnológica librada entre Estados Unidos y China arrojó dudas sobre los negocios y las operaciones de las empresas del sector. Sin embargo, los gestores lograron superar este episodio, aunque su alfa fue más modesta. Por otra parte, los periodos de alfa negativa coinciden con momentos de avance del segmento tecnológico, que los productos pasivos capturan mejor.

 

Las condiciones siguen siendo propicias para la generación de alfa. La correlación entre valores y sectores tecnológicos se mantiene en niveles muy reducidos, lo que revelaría la existencia de una amplia variedad de factores. Asimismo, las acciones tecnológicas responden bien a sus fundamentales, como pone de manifiesto la proporción de su rentabilidad impulsada por acontecimientos específicos de cada empresa (a diferencia de los vaivenes del mercado en general). Además, en nuestro grupo de homólogos de gestores especializados en tecnología la diferenciación es elevada. La reducida correlación de sus resultados sugiere un posicionamiento y un conjunto de oportunidades muy diferentes.
En resumen, como complemento a los productos pasivos, las estrategias tecnológicas activas cobran cada vez mayor atractivo.