Weekly brief

Estrategias CTA para amortiguar las perturbaciones

Las condiciones del mercado mejoraron tras las agresivas medidas anunciadas por parte de la Reserva Federal para controlar los riesgos en el sistema financiero (enlace). El índice MSCI World tocó fondo el 23 de marzo y ha subido más de un 20% desde entonces, lo que sitúa la rentabilidad del índice de referencia del conjunto de los mercados de renta variable en un -18,5% desde que marcó su cota máxima el 19 de febrero. Entretanto, los diferenciales del crédito de alto rendimiento se contrajeron alrededor de 200 p.b. en EUR y 300 p.b. en USD desde el momento de máximo auge en la aversión al riesgo, según los índices de referencia de Merrill Lynch.

 

En el segmento de las estrategias alternativas, las Global Macro y las Event-Driven fueron las que más repuntaron desde el 23 de marzo. Las subestrategias Merger Arbitrage y Special Situations se vieron favorecidas por la considerable reducción de los diferenciales de las operaciones de fusiones y adquisiciones desde mediados de marzo. Durante el nuevo avance, las estrategias CTA quedaron rezagadas a causa de su posicionamiento defensivo. Sin embargo, sus rentabilidades negativas de las últimas semanas fueron bastante contenidas (alrededor de -0,5% cada semana) en comparación con la inversión de la tendencia en los mercados de renta variable y de energía.

 

A continuación, analizamos los motivos del buen comportamiento de las estrategias CTA durante la oleada de ventas y por qué lograron contener las pérdidas durante el repunte, lo que las sitúa como las estrategias más rentables en lo que va de año hasta la fecha (-1,3%) tras anotarse un robusto 2019 (+8,4%).

Las CTA eludieron especialmente bien la espiral de ventas del mercado gracias a posiciones largas en renta fija y operaciones defensivas en los mercados de materias primas y divisas. Las posiciones largas en metales preciosos frente a metales básicos y las posiciones cortas en energía se revelaron beneficiosas dentro del universo de las materias primas, puesto que se produjeron discrepancias en el seno de la OPEP+ en cuanto a los recortes en la producción de petróleo durante la primera quincena de marzo. A continuación, las posiciones largas en el dólar estadounidense dieron frutos, dado que la divisa se vio impulsada por la escasez de financiación en dólares durante el periodo de tensiones en el mercado. Por último, las estrategias CTA recortaron las posiciones largas en renta variable ya en febrero hasta las actuales posiciones cortas, en algunos casos, o incluso inexistentes en esta clase de activos. Basándonos en las estrategias de la plataforma de Lyxor, observamos que, de media, su actual posicionamiento en renta variable ronda la cota cero, lo que explica la resiliencia de las CTA durante el nuevo avance del mercado.

 

Con vistas al futuro, mantenemos nuestra posición neutral en las estrategias CTA desde el punto de vista estructural, y ratificamos con un elevado grado de convicción el atractivo que revisten para las carteras a largo plazo. Tradicionalmente, ha resultado enormemente complicado prever la evolución del factor de riesgo del momentum en las diferentes clases de activos. En las semanas y los meses que tenemos por delante, la principal fuente de riesgo sería un aumento de los rendimientos de la renta fija en caso de que desaparezca en gran medida la actual aversión al riesgo. Sin embargo, la estrategia ha demostrado en los últimos tiempos su capacidad para reducir asignaciones largas con rapidez cuando cambian las condiciones. Por último, también seguimos privilegiando las estrategias CTA a medio plazo, que se han mostrado más flexibles al adaptarse a los rápidos cambios en las condiciones de seguimiento de tendencias.

Associated Funds

Nombre
LYXOR EPSILON GLOBAL TREND FUND
Lyxor / WNT Fund