Weekly brief

Las estrategias EM Macro experimentan un repunte, ¿pero cuánto durará?

La reaparición de las tensiones comerciales entre Estados Unidos y China ha suscitado recientemente ciertos temores en el mercado. Esto sucede en un contexto en el que el presidente de Estados Unidos, cuyo objetivo es conseguir la reelección en noviembre, perdió terreno en la tasa de aprobación publicada en abril. Si bien no anticipamos subidas de aranceles, los desafíos mutuos podrían generar volatilidad en los activos de riesgo. Por tanto, nos mostramos prudentes, ya que el reciente repunte en los mercados de renta variable catapultó las valoraciones hasta niveles elevados.

 

En el segmento de las estrategias alternativas, los grupos de homólogos de Lyxor indican que la rentabilidad de los fondos de inversión libre (hedge funds) ha sido átona en lo que llevamos de mayo, y las estrategias Global Macro han despuntado (+0,6% a 12 de mayo) mientras que las estrategias L/S Equity han quedado rezagadas (-0,2%). Dentro del conjunto de estrategias Global Macro, las subestrategias Discretionary y Emerging Market generaron una rentabilidad superior a la obtenida por las subestrategias Systematic durante el repunte, pero sus resultados fueron deslucidos durante la espiral de ventas. En lo que va de año hasta la fecha, las subestrategias Systematic Macro han cosechado mejores resultados. A continuación nos centramos en las estrategias EM Macro, donde manteníamos una sobreponderación que hemos rebajado a neutral.

 

Desde una perspectiva histórica, las estrategias EM Macro se han mostrado muy sensibles a dos variables: un índice de divisas de los ME y un índice de crédito soberano en divisas fuertes. Hemos reducido nuestra posición en la subestrategia a causa de la posible propagación de la COVID-19 en los ME, el limitado margen de maniobra de las autoridades locales tanto en el frente monetario como en el fiscal, y la sensibilidad a los precios de la energía y los metales industriales. Se prevé que los riesgos crediticios más elevados acaben traduciéndose en una oleada de revisiones a la baja de la calidad de los títulos soberanos. Nuestros temores se han materializado. A escala mundial, los nuevos casos confirmados de COVID-19 han aumentado a razón de 75.000-85.000 al día recientemente, de los cuales más del 30% se han producido en grandes países de los ME (Brasil, Rusia, India, Turquía) y otro 15% se ha registrado en Perú, Arabia Saudí, Irán, Pakistán y México. Si bien mantenemos una posición defensiva en activos de los ME, nos mantenemos neutrales en las estrategias EM Macro. Históricamente, este segmento de estrategias activas ha generado buenos resultados en comparación con los índices de referencia. Según S&P Indices vs Active (SPIVA), el 43% de las estrategias activas de renta fija de los ME rindieron mejor que sus indicadores de referencia de media desde 2005, mientras que, en el caso de las estrategias de crédito de alto rendimiento en Estados Unidos, esa cifra fue del 31%. De hecho, las estrategias EM Macro han capturado parcialmente el repunte del crédito soberano, mientras que las posiciones cortas en divisas de los ME también se vieron recompensadas.