Weekly brief

¿CÓMO AFRONTARON LAS ESTRATEGIAS DE RENTA VARIABLE TECNOLÓGICA LA ESPIRAL DE VENTAS?

Las acciones tecnológicas volvieron a ocupar el primer plano, esta vez de las malas noticias. El mercado estadounidense de renta variable comenzó a sufrir una inesperada corrección el pasado jueves, liderada por las acciones tecnológicas. La espiral de ventas evoluciona de forma ordenada, por el momento. Los volúmenes de negociación solo superaron ligeramente los niveles medios. Las tendencias intradía también sugerían que los inversores buscaban suelos para comprar a precios baratos. Cabe destacar que la actividad basada en algoritmos (que puede desencadenar un círculo vicioso de ventas) no ha sido especialmente intensa hasta la fecha. Las primeras indicaciones apuntan a que los fondos de inversión colectiva han sido los vendedores predominantes en esta corrección (fueron los principales compradores en la última fase del repunte) Un amplio reposicionamiento en opciones con sesgo bajista también contribuyó de forma importante a la caída. Mientras tanto, se observó una moderada rotación desde los activos de riesgo hacia los activos defensivos, que quedó patente con un aumento marginal de las divisas consideradas «activos seguros», así como con escasos movimientos en los mercados de renta fija y oro. El contagio en el resto del mundo (donde las acciones tecnológicas tienen menor peso) también resultó limitado. Por último, la corrección en los subsectores tecnológicos no fue homogénea, y fueron las acciones vinculadas a los teléfonos inteligentes, Internet y la informática en la nube las que peor rentabilidad registraron.

 

Los patrones tácticos de las acciones tecnológicas siguen mostrando vulnerabilidad, incluso después de su desplome (el posicionamiento de los inversores resulta saludable, pero las valoraciones siguen tensionadas). Con todo, por ahora, la corrección parece derivarse principalmente de la actividad de recogida de beneficios observada tras un persistente repunte.

 

Desde el jueves, el grupo de homólogos de fondos de renta variable tecnológica de Lyxor registra un descenso del -5,8%, cifra ligeramente inferior al de los índices tecnológicos generales, que retrocedieron en torno a un -7%. La fortaleza del grupo de homólogos procedió de la exposición en general prudente de los gestores a las acciones tecnológicas, con una beta media con respecto a los índices tecnológicos que ronda la cota de 0,6, un nivel sustancialmente inferior a su media a largo plazo. Los gestores también privilegiaron las posiciones en valor relativo: su infraponderación en las acciones de hardware tecnológico y equipos periféricos, que sufrieron la mayor cantidad de ventas, resultó oportuna. Su sobreponderación en las acciones de los servicios de comunicación se reveló rentable. Las principales pérdidas procedieron de las posiciones en software e Internet.

 

En perspectiva, el entorno de alfa para las estrategias de renta variable tecnológica ha mejorado en los últimos meses. Como consecuencia de la normalización de las condiciones de negociación en los mercados, las correlaciones entre las acciones tecnológicas se redujeron, mientras que la dispersión de los precios se mantuvo en cotas elevadas. Esto pone de relieve la existencia de una creciente diferenciación en el universo de renta variable tecnológica y una variedad de catalizadores cada vez más amplia. Las acciones tecnológicas más rentables fueron aquellas centradas en la informática en la nube, los servicios ligados al teletrabajo, el entretenimiento en el hogar, la ciberseguridad, los megadatos y otras tendencias tecnológicas seculares (incluida la red 5G y el Internet de las cosas). Otros segmentos se vieron perjudicados por la crisis del coronavirus y por el menor gasto de las empresas y los hogares.

Este entorno propicio para la selección de valores también se traduce en una mayor diferenciación entre las rentabilidades de nuestro grupo de homólogos de gestores tecnológicos. La reducida correlación de sus resultados también sugiere un posicionamiento y un conjunto de oportunidades divergentes.

 

Las acciones tecnológicas podrían necesitar algo de tiempo para recuperarse de esta corrección. Además, su dinámica en la antesala de las elecciones estadounidenses (con riesgos de mayores impuestos y normas antimonopolio) podría tornarse menos favorable. Unos mercados tecnológicos menos direccionales podrían ofrecer unas propicias condiciones de alfa para los encargados de la selección de valores tecnológicos