Weekly brief

EVOLUCIÓN DE LOS FONDOS DE INVERSIÓN LIBRE TRAS LAS ELECCIONES DE EE. UU. Y LAS NOTICIAS SOBRE LA VACUNA

El mercado asistió a dos importantes acontecimientos consecutivos. La inestabilidad de algunas piezas del tablero y los vientos laterales no facilitan la labor de los gestores activos. Ya casi hemos dejado atrás la incertidumbre de las elecciones estadounidenses, y la vacuna contra la COVID-19 permite ver algo de luz al final del túnel. Con todo, el aumento de los casos de coronavirus podría exigir la imposición de nuevas restricciones hasta que la vacuna esté finalmente disponible. Hasta entonces, podrían reducirse algunos estímulos, lo que eliminaría parte del apoyo al mercado. Por último, el futuro de la política estadounidense sigue dependiendo de la segunda vuelta de las elecciones al Senado que se celebrarán el 5 de enero en Georgia. A continuación examinamos cómo las elecciones estadounidenses y las noticias sobre la vacuna afectaron a los fondos de inversión libre (hedge funds) y cómo estos han reaccionado hasta la fecha.

 

Las elecciones estadounidenses siguen suscitando incertidumbre. Si bien los desafíos legales y los recuentos probablemente no cambiarán el resultado, Donald Trump podría intentar galvanizar el avance republicano en la antesala de la segunda vuelta en Georgia. Mediante una mayor polarización de las fuerzas políticas antes de que la próxima administración asuma el poder, Trump podría además tratar de prolongar su legado. Aunque no puede descartarse una «ola azul» (por el color del Partido Demócrata), un Congreso multipartidista (a saber, cuando la Cámara de Representantes y el Senado están controlados por partidos diferentes) supone un menor estímulo de lo previsto, pero también un menor déficit y una menor incertidumbre política. Un proceso legislativo obstruido perjudicaría a la agenda nacional y beneficiaría en su lugar a las medidas ejecutivas, con un mayor margen en la política exterior. Las perspectivas de una gran reforma fiscal desaparecerían, al tiempo que las políticas sobre el clima y la atención sanitaria se adoptarían en una versión suavizada.

El consenso apunta cada vez más a un Congreso multipartidista y los tipos convergen hacia una reflación más leve, mientras que el dólar y los mercados asiáticos están descontando menos disputas comerciales, con rotaciones manejables en la atención sanitaria, la energía limpia y la tecnología (hasta las noticias de una vacuna). Este escenario probablemente supondrá un sesgo cíclico positivo hacia la renta variable, aunque los inversores volverán a centrarse rápidamente en los fundamentales.

 

La vacuna permite ver luz al final de túnel de la pandemia. El anuncio de Pfizer/BioNTech de que su vacuna había logrado una tasa de eficacia del 90% en la fase final de los ensayos clínicos supuso un subidón de adrenalina en los mercados; y a este anuncio le seguirán los resultados de otras vacunas. Sigue existiendo incertidumbre en cuanto a la eficacia a gran escala, el porcentaje de la población que recibirá la vacuna y el tiempo que tardará en estar disponible dadas las limitaciones técnicas. Estos factores determinarán la rapidez de la normalización de las economías mundiales (aunque probablemente no será antes del segundo semestre de 2021 y se producirá a un ritmo desigual en las distintas regiones). Mientras tanto, la economía mundial sigue afrontando un complicado invierno.

 

¿Cuál es el impacto en los fondos de inversión libre? Las rentabilidades fueron positivas en ambos casos. Todas las estrategias, ya posicionadas de cara al resultado, se revalorizaron tras las elecciones estadounidenses, lideradas por L/S Equity, Special Situation y Global Macro. Las rentabilidades resultaron más moderadas y desiguales tras el anuncio de la vacuna. Este acontecimiento se reveló más favorable para las estrategias Special Situation y L/S Credit (impulsadas por su beta, más que por su alfa), pero penalizó a las CTA y a algunas estrategias Global Macro. Las rentabilidades de L/S Equity revelaron una gran dispersión.  Esto pilló desprevenidos a los gestores que sobreponderaban las acciones de tipo Growth y «teletrabajo» en detrimento de las acciones de tipo Value y las principales víctimas de la COVID-19, por lo que recibieron un duro golpe, sobre todo en Europa, dado el extremo repunte de los valores financieros y de aerolíneas.

Las posiciones largas realizaron una contribución positiva, si bien las posiciones cortas acusaron una fuerte contracción, lo que penalizó doble a las estrategias Quant y Neutral.

 

¿Han modificado sus carteras? Las estrategias CTA no han modificado sustancialmente sus exposiciones: mantienen un modesto posicionamiento corto en la renta variable de los mercados desarrollados, aunque han reforzado sus posiciones en renta variable de los mercados emergentes. También conservaron sus exposiciones largas al dólar y los bonos. Las Global Macro habían incrementado sus exposiciones a la renta variable en octubre y solo las reforzaron ligeramente en el periodo analizado. Estas estrategias están recortando sus posiciones en renta fija, al tiempo que conservan un ligero posicionamiento largo en USD. Los fondos de inversión libre centrados en los mercados emergentes y China mostraban prudencia en el periodo previo a las elecciones estadounidenses, pero ahora están añadiendo riesgo. Las carteras L/S Equity ya estaban posicionadas de cara a las elecciones estadounidenses y apenas se modificaron con posterioridad, especialmente teniendo en cuenta la persistente incertidumbre en torno a las políticas fiscales y presupuestarias. La reacción irreflexiva tras las noticias sobre la vacuna fue cubrir las posiciones cortas y reducir simultáneamente las posiciones largas (mediante una reducción de sus exposiciones brutas). Los gestores prevén nuevos ajustes en la cartera hasta que tengan más visibilidad sobre el final de la pandemia.