Weekly brief

El retorno de las operaciones de «carry trade» en divisas de los mercados emergentes

Dado el probable avance de las conversaciones sobre el estímulo presupuestario en Estados Unidos, y pese a las duras negociaciones sobre el brexit, los activos de riesgo alcanzaron nuevos máximos en Estados Unidos. El índice S&P 500 registra una revalorización del 13% desde finales de octubre, antes de que se anunciaran los resultados de la vacuna de Pfizer. Con unas modestas revisiones de beneficios, el ratio PER previsto se disparó por encima de 22 veces los beneficios previstos en 2021 según Bloomberg, un dato cercano a los máximos históricos observados a finales de la década de los 90. Pese a las elevadas valoraciones de la renta variable, la disponibilidad de la vacuna contra la COVID-19 y la inminente normalización de la actividad económica desalientan a los inversores a adoptar una postura demasiado defensiva. En este contexto, las estrategias alternativas que pueden aportar tanto rentabilidad como diversificación revisten atractivo. Las estrategias Global Macro pueden resultar satisfactorias en ambos frentes.

 

Estas estrategias conforman un grupo bastante heterogéneo, al abarcar apuestas puras de renta fija o apuestas multiactivos, con sesgo discrecional o sistemático, que invierten en mercados desarrollados o emergentes, o ambos. Dividimos el universo en tres subestrategias: mercados emergentes, sesgo sistemático (Systematic) y sesgo discrecional (Discretionary), y descubrimos lo siguiente: i) normalizaron su beta del mercado de renta variable en niveles más elevados aunque en moderadas proporciones, sobre todo las estrategias Discretionary; ii) mantienen un posicionamiento largo en renta fija pero a menudo con un posicionamiento más reducido y reorganizado, además de seguir presentando exposición al oro, dado que los bancos centrales continúan ampliando sus balances; y iii) mantienen un sesgo elevado hacia los activos de los mercados emergentes, especialmente en divisas como CNY/ CNH, MXN, RUB e INR frente a USD. Asistimos al retorno de la operativa de «carry trade» en divisas de los mercados emergentes, que consiste en tomar en préstamo divisas de bajo rendimiento para invertir en divisas de elevado rendimiento. Estas operaciones se popularizaron a finales de la década de 2000 pero apenas se han utilizado desde entonces, según el índice EM-8 Carry Trade de Bloomberg. Con todo, las actuales posiciones en divisas de los mercados emergentes de las estrategias Global Macro parecen estar respaldadas por el análisis fundamental, no por un enfoque sistemático de las primas de riesgo.

 

Nuestra postura en las estrategias Global Macro es de «sobreponderar», con preferencia por las estrategias Discretionary y de los mercados emergentes. Estas últimas estrategias suelen mostrar un sesgo táctico, que parece relevante en el punto más bajo del ciclo económico. Por lo que respecta a las estrategias EM Macro, estas podrían beneficiarse del mejor perfil de crédito de los exportadores de energía y metales, gracias al aumento de los precios de las materias primas. Determinadas estrategias de «carry», como las centradas en el crédito soberano de los mercados emergentes, siguen revistiendo atractivo, ya que los principales bancos centrales mantienen los rendimientos en niveles contenidos.