Weekly brief

Por qué deberíamos interesarnos a la estrategias de selección de valores "US"

Ya hemos dejado atrás el punto álgido de la temporada de publicación de resultados en Estados Unidos. La volatilidad inusitadamente elevada de los valores individuales tras las publicaciones representa un patrón que solo apareció, en fechas pasadas, durante puntos de inflexión macroeconómicos. De la temporada del tercer trimestre deducimos que el crecimiento adicional procedente de la reforma fiscal ya forma parte del pasado y que el tejido corporativo estadounidense vuelve a navegar a velocidad de crucero. La proporción de resultados superiores a las expectativas, el tamaño de las sorpresas, las previsiones y las expectativas para los próximos años revirtieron, en su totalidad, hacia su media a largo plazo.

Tras un arranque agitado, cuando las decepciones de los valores se castigaron con fuerza, los precios se tornaron cada vez más coherentes con la dinámica de los fundamentales de los valores. Se trata de un patrón clave para los gestores que necesitan que los precios reflejen los fundamentales por los que eligieron dichos valores.

Mientras tanto, la mayor dispersión a nivel de los valores y los sectores, en un contexto de correlaciones todavía moderadas, también brindará un abanico de oportunidades de arbitraje. Estas surgirán cuando pase todo el revuelo, cuando se redefinen las tendencias bursátiles. Unas expectativas de beneficios más razonables también reducirán los obstáculos. Cabe destacar que las acciones estadounidenses también mostraron un liderazgo sectorial más amplio, y la contribución de los valores cíclicos se equiparó, por una vez, con la de los valores tecnológicos.

En nuestra opinión, estas mejoras no son fortuitas. Se producen en un momento en el que la economía de Estados Unidos está llegando probablemente a su punto máximo, lo que limita la direccionalidad del mercado. El ciclo de subidas de tipos de la Fed ya se está haciendo sentir, con una mayor diferenciación en términos de flujos de caja descontados y apalancamiento. El menguante impacto de las políticas fiscales también se traducirá, en cierto grado, en una rotación sectorial y factorial para responder a los catalizadores tradicionales (crecimiento, tipos, apetito por el riesgo, aversión al riesgo, etc.), en lugar de a los factores transversales.

Un mayor número de oportunidades de arbitraje procedentes de una baja correlación, una mayor divergencia de los fundamentales y unos precios más razonables, un restablecimiento de la mayor parte de las tendencias de renta variable constituyen, en su totalidad, ingredientes que suelen favorecer a las estrategias de selección de valores.

Con esto no queremos decir que haya regresado el entorno de alfa «Goldilocks». Por ahora, una mayoría de gestores de estrategias L/S Equity han reducido sus exposiciones globales y cíclicas. Tan solo podrán beneficiarse de un repunte duradero (de registrarse). Además, la incertidumbre política todavía no se ha disipado, y las tensiones comerciales seguirán, a buen seguro, perturbando las oportunidades ligadas a la selección de valores durante algún tiempo.

Teniendo en cuenta todos los matices, deberíamos prepararnos para reponderar las estrategias de selección de valores estadounidenses.

 

By LYXOR CROSS ASSET RESEARCH