Weekly brief

ESTRATEGIAS CTA, LIQUIDACIÓN DE POSICIONES EN PETRÓLEO.

Las dudas sobre el crecimiento económico mundial acabaron afectando a los precios del petróleo cuando el riesgo procedente de la oferta se redujo inesperadamente. A lo largo del verano, el encarecimiento del petróleo y las garantías estadounidenses de que no se  levantarían las sanciones a las importaciones de crudo iraní hicieron que Arabia Saudí abriera su grifo. En el mismo momento en que Arabia Saudí y varios miembros de la OPEP relajaron su cumplimiento con las cuotas de producción, la administración estadounidense eximió repentinamente de sanciones a ocho países durante seis meses. La previsión de una demanda más limitada combinada con una atenuación de los riesgos derivados de la oferta provocó un brusco cambio de tendencia en los precios del petróleo.

No obstante, creemos que las ventas sistemáticas y con fines de cobertura amplificaron en gran medida este desplome.

El desapalancamiento de las estrategias CTA fue lo más reseñable de octubre. En conjunto, observamos que a finales de octubre habían liquidado casi totalmente sus posiciones largas mantenidas en el WTI y el Brent, junto con unos dos tercios de sus exposiciones largas a petróleo de calefacción y gasolina. A principios de noviembre, la contribución de las estrategias CTA al abaratamiento del petróleo fue más moderada:  se deshicieron de los futuros sobre el crudo que les quedaban y solo conservaron posiciones largas marginales en futuros  sobre petróleo de calefacción y gasolina.

Podría decirse que el desmantelamiento de las coberturas financieras fue lo más destacado de noviembre, puesto que los precios del petróleo alcanzaron niveles a los que los productores habían cubierto su producción. Basándonos en una amplia muestra de informes de productores estadounidenses, calculamos que la mediana del precio de producción con cobertura se situó alrededor de los 61,5 USD por barril en el caso del WTI. Eso obligó a las instituciones financieras, que habían vendido esas estrategias de cobertura, a corregir sus propias exposiciones en consecuencia.

La presión vendedora tuvo un impacto todavía más acusado cuando los volúmenes de contratación de los futuros sobre el petróleo se hundieron en noviembre. Además de las estrategias CTA, la mayoría de los gestores multiactivos (incluidos fondos Global Macro y Risk Parity) presentaba exposiciones limitadas a los activos de petróleo. En nuestra opinión, la falta de amplitud del mercado amplificó la repercusión de las estrategias CTA y, luego, de las instituciones financieras.

A no ser que la economía vuelva a decepcionar, la liquidación de posiciones de las estrategias CTA prácticamente ha tocado a su fin. A medida que se normaliza el posicionamiento de los inversores, la presión vendedora podría disiparse. Algunos catalizadores también podrían ayudar a que los precios protagonicen una reversión parcial a la media. El cambio de postura en Estados Unidos respecto de las sanciones a Irán probablemente hará que la OPEP se replantee ajustar su producción en consecuencia durante su reunión del 6 de diciembre en Viena. Además, el riesgo persistente relacionado con la producción de petróleo en Venezuela y Libia seguirá resultando favorable. Por último, en el próximo año, la saturación en los oleoductos, las refinerías y los servicios petroleros en Estados Unidos solo mejorará gradualmente: se prevé que la mayor parte de los nuevos oleoductos estará operativa en el segundo semestre, no en el primero.

By LYXOR CROSS ASSET RESEARCH