Weekly brief

Estrategias L/S de Credito, resilientes, desafían los temores de los inversores

En lo que llevamos del cuarto trimestre, sigue prevaleciendo la aversión al riesgo a pesar de las valoraciones más reducidas de la renta variable y de la mayor amplitud de los diferenciales del crédito. Las previsiones de un repunte de los activos de riesgo a finales de año se han desvanecido, puesto que las preocupaciones en torno al brexit siguen siendo intensas y continúan en aumento las probabilidades de una recesión en Estados Unidos (aunque todavía son escasas). La divergencia de crecimiento entre Estados Unidos y Europa se ha ampliado aún más en el cuarto trimestre, lo que ha propulsado al índice del dólar estadounidense hasta sus cotas máximas de este año en un contexto en el que el BCE señaló varios escollos en su última reunión sobre política monetaria.

Esas condiciones de mercado siguen favoreciendo a las estrategias de fondos de inversión libre (hedge funds) de beta baja. Desde principios de diciembre, las estrategias Merger Arbitrage y L/S Equity Market Neutral han despuntado, mientras que la estrategia L/S Equity continúa sometida a presión. La estrategia Relative Value Arbitrage exhibió resiliencia. Partiendo de un grupo de homólogos de 28 estrategias L/S Credit onshore, la rentabilidad mediana fue del -0,3% en lo que va de mes (hasta el 12 de diciembre) y del -1,3% en lo que llevamos de trimestre. Pese a todo, los temores relativos a la liquidez conllevan que los inversores en estrategias L/S Credit se muestren defensivos. Según datos de Morningstar, las estrategias Fixed Income onshore registraron enormes salidas de capitales en septiembre y octubre.

Con la vista puesta en el futuro próximo, cabe señalar que el apalancamiento de las empresas estadounidenses se ha estabilizado desde 2015 en niveles observados en el periodo que antecedió a la crisis financiera mundial. No obstante, las tasas de impago en el alto rendimiento previstas por las agencias de calificación en doce meses siguen siendo benignas tanto en Europa como en Estados Unidos. Se espera que permanezcan por debajo del 2,5%, mientras que la media de los cinco últimos años ha sido del 2,7% y el 3,4%, respectivamente. Ahora bien, las tensiones relativas a la liquidez pueden agudizarse rápidamente en las actuales condiciones del mercado, además de provocar amplias fluctuaciones en los precios de los activos. Nuestra opinión sobre el crédito es bajista. Anticipamos un ensanchamiento de los diferenciales en las distintas regiones como consecuencia de unos datos macroeconómicos más flojos, el final de las medidas de expansión cuantitativa en la zona euro y la reasignación de activos, que saldrán del crédito para recalar en los títulos del Tesoro. Por consiguiente, quizá los inversores tengan todo el derecho a estar preocupados. De hecho, los gestores de las estrategias L/S Credit se muestran defensivos en su posicionamiento. Su resiliencia en el cuarto trimestre resulta bastante ilustrativa. A nuestro juicio, los argumentos anteriores respaldan una posición neutral en las estrategias L/S Credit y una preferencia por estrategias con una direccionalidad de mercado más reducida.

 

By LYXOR CROSS ASSET RESEARCH