Weekly brief

LAS ESTRATEGIAS L/S EQUITY, EN MODO DE ESPERA DESDE DICIEMBRE

La renta variable mundial  emprendió la segunda fase del repunte registrado desde la capitulación de diciembre, impulsada por las señales de progreso en el frente de la guerra comercial entre Estados Unidos y China, así como por el tono más  acomodaticio de la Fed en sus últimas declaraciones. Los halagüeños informes de empleo en Estados Unidos también ayudaron a superar el decepcionante dato del índice ISM.

Esta semana, la estrategia L/S Equity registró una rentabilidad superior, principalmente gracias a la beta. En diciembre, los resultados del fondo se tiñeron de rojo de manera uniforme, aunque en enero se situaron en terreno positivo. Ahora bien, una serie de fondos, orientados a la negociación, despuntaron en diciembre y cedieron parte de las ganancias en enero. Observamos tan solo unas cuantas alteraciones en las carteras L/S Equity en los primeros compases de 2019. La mayor parte de los gestores habían recortado de manera continua sus exposiciones netas y brutas desde el verano de 2018, hasta llevarlas a mínimos históricos. El proceso de reducción del riesgo llegó a su fin en el mes de diciembre. Desde entonces, muy pocos fondos volvieron a comprar valores en las dos últimas semanas. De igual modo, las asignaciones sectoriales no se rotaron de forma significativa desde los mínimos de diciembre.

Las estrategias L/S Equity se mantienen a la expectativa, vigilando varios e importantes catalizadores pendientes. La votación del acuerdo sobre el brexit en el Parlamento británico probablemente tendrá lugar el 15 de enero. La probabilidad de que sea aprobado resulta más bien sombría, y el plan B podría conllevar una demora respecto al plazo del 29 de marzo. También se dará el pistoletazo de salida a la temporada de resultados la semana que viene, con la publicación de beneficios de algunos de los principales bancos. Si bien los resultados del cuarto trimestre todavía parecen satisfactorios, los inversores examinarán con detenimiento las previsiones de las compañías. Las conversaciones preliminares en materia de comercio entre Estados Unidos y China finalizaron el 9 de enero con un tono positivo. Las concesiones de China siguen distando bastante de las solicitudes iniciales estadounidenses, pero el desplome de los mercados financieros probablemente está presionando a Donald Trump a que adelante su calendario  en la antesala de las elecciones de 2020. Con probabilidad, se celebrarán nuevas conversaciones de alto nivel hacia finales de enero. Además, la elevada y renovada correlación entre los valores (habitual en los episodios de corrección) apenas comienza a normalizarse. Mientras tanto, la estructura del mercado sigue siendo complicada para los encargados de la selección de valores.

Los fondos europeos parecen los menos dispuestos a volver a los mercados, dadas las múltiples incertidumbres políticas y económicas a escala local. Los valores del Viejo Continente se redujeron en sintonía con la apreciación del euro. Las exposiciones de los fondos estadounidenses son más elevadas que en Europa. Estos añadieron posiciones en activos refugio, al tiempo que recortaron las líneas en los sectores tecnológico y financiero. Cabe destacar que algunas estrategias asiáticas están reconstruyendo prudentemente sus exposiciones. Se otorga preferencia a los valores industriales con respecto a los tecnológicos, en consonancia con la mejora de las conversaciones comerciales, las nuevas políticas acomodaticias en China,  y un agravamiento de la guerra tecnológica. Las carteras de los fondos cuantitativos están ahora más orientadas a las posiciones defensivas, lo que refleja el reajuste en los valores Momentum.

By LYXOR CROSS ASSET RESEARCH