Weekly brief

Estrategias M&A, porque deberían seguir evolucionando favorablemente

El repunte experimentado por el mercado desde finales de diciembre contrasta significativamente con las nefastas condiciones que prevalecieron en diciembre para los activos de riesgo. En nuestra opinión, esta recuperación se debió principalmente a los siguientes factores:

i) una postura más laxa en materia de política monetaria por parte de la Fed, que probablemente se confirmará en la reunión del Comité Federal de Mercado Abierto (FOMC) que tendrá lugar los días 29 y 30 de enero; y

ii) la relajación de las tensiones comerciales entre Estados Unidos y China, junto con el probable anuncio de medidas de estímulo adicionales en el gigante asiático. Esto sugiere  que el rebote del mercado podría prolongarse a corto plazo. No obstante, a nuestro parecer, la prudencia debería primar a medio plazo, pues han aumentado los riesgos de recesión tanto en Estados Unidos como en Europa, y la incertidumbre en torno al brexit sigue situándose en cotas elevadas.

Para capear esta inestable coyuntura, existe un limitado abanico de estrategias, denominadas «todoterreno». Las estrategias Merger Arbitrage y Fixed Income Arbitrage (entre las que se incluyen las estrategias L/S Credit) han demostrado su capacidad para navegar las turbulentas aguas de 2018, cuando la mayor parte de las clases de activos arrojaron rentabilidades negativas. Nos centramos en las primeras estrategias y en las razones por las que, a nuestro juicio, podrían seguir exhibiendo un buen comportamiento en 2019. Identificamos tres motivos principales:

  • En primer lugar, la actividad de fusiones y adquisiciones en Estados Unidos ha arrancado 2019 con gran ímpetu. El anuncio de que Bristol-Myers Squibb planea adquirir Celgene por 71.000 millones de USD espoleó el volumen de fusiones y adquisiciones tras la desaceleración registrada en el cuarto trimestre. Esto pone de manifiesto que la actividad de fusiones y adquisiciones en el sector de atención sanitaria mantiene su buena racha, lo que ofrece oportunidades para los gestores de Merger Arbitrage para desplegar capital y diversificar las carteras. La reciente conclusión de la fusión entre Shire y Takeda (a un precio de 57.000 millones de USD) contribuyó a impulsar las rentabilidades de las estrategias Merger Arbitrage en el cuarto trimestre, mientras que los mercados atravesaron dificultades.
  • La estrategia presenta un perfil estructural defensivo. Los análisis estadísticos apuntan a una reducida beta de mercado (alrededor del 10%) y a unas mayores asignaciones a los valores de calidad y de baja beta que, por ejemplo, las estrategias L/S Equity, las cuales, en su conjunto, revelan una beta más elevada (40%) y unas asignaciones cortas a los valores de calidad y de baja beta. Históricamente, las estrategias Merger Arbitrage se han mostrado extremadamente resistentes cuando ha reinado un clima de aversión al riesgo en los mercados de renta variable.
  • Los recientes movimientos adversos en los mercados y los anuncios de nuevas transacciones provocaron una ampliación de los diferenciales de las operaciones (véase pág. 2). En la actualidad, estos se sitúan en un nivel cercano al 7%, es decir, por encima de la media de los últimos años. No obstante, los diferenciales de las operaciones pueden fluctuar rápidamente y los niveles actuales deberían interpretarse como atractivos puntos de entrada para reforzar la estrategia en las carteras, en lugar de como un factor estructural en el que invertir.

By LYXOR CROSS ASSET RESEARCH