Weekly brief

Cuánto puede cambiar la situación en un mes

En las últimas semanas, las condiciones de mercado pasaron rápidamente del pánico a la euforia. Los inversores activos se están quedando atrás, y se devanan los sesos intentando descifrar qué descuentan ahora los mercados en relación con el riesgo de recesión y la normalización de la política monetaria en Estados Unidos. En nuestra opinión, el repunte de enero representa una oportunidad para reducir paulatinamente el riesgo en las carteras, sobre todo en Europa, donde la probabilidad de que se imponga un brexit «duro» aumentó la semana pasada. El avance del mercado estadounidense de renta variable se vio impulsado por los títulos de valor (value), y no parece sostenible. Ahora bien, una reducción agresiva del riesgo nos parece prematura, pues el riesgo de recesión en el país norteamericano está bajo control este año.

Mientras tanto, las estrategias de fondos “hedge funds” presentaron una trayectoria simétrica. Las estrategias que se vieron penalizadas en diciembre repuntaron el mes pasado (L/S Equity, Special Situations), mientras que las estrategias que exhibieron resiliencia a finales de 2018 quedaron rezagadas. Si echamos un vistazo a la rentabilidad en los dos últimos meses, las estrategias Event-Driven destacan en primer lugar y las estrategias Macro/CTA se sitúan en el vagón de cola en comparación con los índices de referencia generales. La inversión de la tendencia experimentada por la renta variable en el último tramo del año perjudicó a las estrategias CTA, con un descenso del 3,3% tras un sombrío 2018. Su posicionamiento largo en bonos se halla ahora en peligro si la mejora de las expectativas económicas se traduce finalmente en una subida de los rendimientos de la renta fija, tal y como anticipamos.

¿Qué significa todo esto para nuestra asignación estratégica? En primer lugar, seguimos prefiriendo las estrategias que lograron capear las recientes caídas y no se vieron penalizadas durante el repunte. En este grupo se incluyen las estrategias Merger Arbitrage, Fixed Income Arbitrage y, en menor grado, L/S Equity Market Neutral y Global Macro. En segundo lugar, mostramos cautela con respecto a las estrategias L/S Equity con una elevada exposición neta al mercado y favorecemos las estrategias L/S Equity flexibles que pueden ajustar su beta en función de las condiciones de mercado. En tercer lugar, las perspectivas sobre los activos de los mercados emergentes han mejorado, gracias a la postura menos restrictiva que está adoptando la Fed. Esto podría beneficiar a las estrategias Global Macro centradas en los mercados emergentes. Por consiguiente, mostramos un sesgo a favor de las estrategias Global Macro frente a las CTA. Estas últimas estrategias suelen afrontar dificultades cuando los mercados experimentan tales fluctuaciones. No obstante, las estrategias CTA ofrecerán protección a las carteras si la situación empeora y si una persistente tendencia bajista en los activos de riesgo llega a cobrar forma.

En general, las estrategias alternativas nos siguen pareciendo atractivas en comparación con los activos tradicionales en esta fase del ciclo económico. Sin embargo, las estrategias con un sesgo largo en el mercado de renta variable exigen cautela, y aplicar un criterio selectivo resulta esencial desde una perspectiva tanto “top-down” como “bottom-up”.


By LYXOR CROSS ASSET RESEARCH