Weekly brief

El todopoderoso dólar

El repunte de los activos de riesgo no muestra indicios de desvanecerse en febrero gracias a las expectativas de que Estados Unidos y China alcanzarán un acuerdo para apaciguar las tensiones comerciales, entre otras cosas. Al mismo tiempo, el descenso en los rendimientos del mercado de renta fija en Europa está acercando los rendimientos soberanos a niveles que se vieron por última vez en 2015-2016, cuando las presiones deflacionistas impedían a los responsables de los bancos centrales conciliar el sueño por la noche. Si bien los inversores centrados en el momentum han estado cosechando beneficios en su exposición larga a los bonos europeos, creemos que las oportunidades son cada vez más escasas. Todo acontecimiento positivo para la economía europea puede traducirse en un repentino ajuste en los llamados activos seguros de la región, puesto que las previsiones ya se revelan nefastas.

En el universo de los “hedge funds”, las estrategias CTA han aumentado espectacularmente sus posiciones largas en renta fija durante el último trimestre, y nos preocupa el impacto que una inversión de la tendencia de los bonos podría tener en su rentabilidad de cara al futuro. Al mismo tiempo, los inversores no han perdido ni un ápice de su pasión por el dólar estadounidense, a pesar de la postura más acomodaticia adoptada por la Reserva Federal y la reciente pérdida de dinamismo en el índice del dólar (véase la página 2). Los datos disponibles de la CFTC (Commodity Futures Trading Commission), que abarcan tanto a los inversores institucionales (incluidos los planes de pensiones, los fondos de dotación, las compañías de seguros y los fondos de inversión colectiva) como a los fondos apalancados (normalmente, los hedge funds), sugieren que la contratación del dólar estadounidense en largo muestra una elevada actividad. Los datos de la CFTC presentan cierto rezago debido al reciente cierre “shutdown” de la Administración estadounidense. Sin embargo, nuestros datos desarrollados internamente sobre las exposiciones de las estrategias CTA indican que estas han reforzado su posicionamiento largo en el billete verde desde mediados de enero, en especial frente a las monedas europeas, como el euro, la libra esterlina y el franco suizo. En el universo macroeconómico mundial, las opiniones exhiben un mayor contraste y, en cualquier caso, el posicionamiento largo en la moneda estadounidense es menos agresivo ahora que hace un trimestre.

En conjunto, las crecientes dificultades en Europa, como la desaceleración del crecimiento y los inminentes plazos del brexit, se han traducido en una mayor aversión generalizada hacia la moneda común. A finales de la semana pasada, Benoît Coeuré, miembro del Comité Ejecutivo del BCE, también envió señales acomodaticias sobre la política monetaria, lo que podría reforzar el sesgo largo de los inversores hacia el dólar estadounidense. Nuestra opinión sobre el tipo de cambio EUR/USD se mantiene neutral, pero, como hemos comentado anteriormente, optaríamos por una posición infraponderada en bonos europeos, puesto que creemos que el descenso en los rendimientos de la renta fija en Europa está alcanzando niveles muy exigentes.

By LYXOR CROSS ASSET RESEARCH